top of page

Canciones de la mano de cuentos

En nuestros últimos espectáculos de cuentacuentos, desde hace unos años, solemos incluir canciones populares. En uno de los más recientes, Cuatro, llegamos a incluir 6 canciones, varios "momentos musicales", y una reelaboración de un romance de Bécquer, "retradicionalizando" (nos encanta esa palabra) el texto literario y apoyándolo en una melodía popular del romancero cántabro. ¿Por qué? Porque nos gusta, está claro, y a los que nos escuchan también. Pero nos ha llegado a gustar porque en un plano profundo no hay distinción entre cuento tradicional y canción tradicional. O, si la hay, es tanta como la que media entre la encina y el enebro que crecen en el mismo suelo; surgen del mismo sustrato, responden a la misma ansia.


Un "momento musical" tradicional en Cuatro

Sus funciones son distintas, eso es obvio, pero nos pasa muchas veces que "el cuento pide canción", y cuando damos con ella (después de procesos largos de búsqueda de letras en cancioneros, de composición de nuevas estrofas en el mismo estilo, de encaje con melodías tradicionales, ocasionales rearmonizaciones y preparación de acompañamiento instrumental), y una vez que todo queda ensamblado en una unidad, nos parece imposible que alguna vez ese cuento haya podido existir sin la canción que habita en alguna de sus secuencias.

Y lo que fue un descubrimiento personal, se está convirtiendo en vicio y quién sabe si en seña de identidad de muchas de nuestras funciones. Como recogió el etnomusicólogo Alan Merriam de un indio sia: "Amigo mío, sin canciones no se puede hacer nada".

コメント


bottom of page